martes, 12 de enero de 2010

El exhibicionismo no tiene excusa

No sé muy bien qué hago reabriendo si lo abandoné por hartazgo, cuando después de casi un año encantada de haberme conocido me fui paulatinamente cayendo cada vez peor. Supongo que, como se encargan de repetirnos las canciones, todos merecemos otra oportunidad, quemar todo lo escrito y dejar que la ceniza nos cubra las pestañas.

Lo importante es dejarse ver. El anonimato es algo relativo: en la ciudad los rostros se emborronan y se confunden, pero en la otra ciudad hecha de celdas azules hay nombres, apellidos y fotografías que atestiguan que no podemos escapar de nuestras vidas y que no podemos elegir lo que se sabe de nosotros.

Al menos, aquí puedo elegir los fragmentos de vida que muestro.


6 comentarios:

aidanone* dijo...

Es increíble lo bien escribes, sea lo que sea. ¡Rebienvenida!

Demencia dijo...

Qué alegría verte de nuevo por aquí ^^ espero que esta vez no te aburras ni te caigas mal de nuevo.

¡Te leo pues! :)

Solindonga dijo...

a mí me gusta que de nuevo estés aquí.

Alnilam ريداي dijo...

bienvenida entonces!!!
es la primera ves que te visito y me gusto tu blog, espero que no lo abandones de nuevo.

Meryone dijo...

yo pienso seriamente en dejarlo abierto pero abrir uno nuevo

año nuevo, vida nueva. los tiempos reales con los que coincide el blog no han sido de los mejores

pero ya veremos

besos. me alegra tu vuelta

Rosalía R. dijo...

Gracias a todos.

Alnilam, bienvenida ^^.
Meryone, yo estoy pensando en hacer lo mismo... ya se irá viendo, con el tiempo. Lo mismo me abro un tumblr, y todo.